Lazarillo… exprés [avance]

lazarilloexpres_ae_front

LAZARILLO... EXPRÉS (AVANCE DE EDICIÓN)
Edición, apuntes y actividades de Victoriano Santana Sanjurjo;
ilustraciones de Nuria Santana Sanjurjo
Mercurio Editorial | 1ª edición: enero, 2015
ISBN: 978-84-943366-5-2 | Depósito Legal: GC 04-2015

Los libros son como los mares: a medida que se profundiza en ellos, se descubren otros mundos que pasan desapercibidos en las capas superficiales. En lo que podemos denominar como Nivel 1, el de la simple lectura, los libros inmortales nos llenan de alegría y admiración, elevan nuestro ánimo, se adhieren a nuestro entendimiento y cosmovisión, y logran que bendigamos todas y cada una de las horas entregadas a ellos. Si los dejásemos ahí, en este nivel, el libro de turno ya se habría ganado de manera imperecedera nuestra voluntad; pero los seres humanos somos curiosos por naturaleza y siempre queremos más de algo que haya calado tan hondamente en nosotros (así funciona el amor, ¿no?). En consecuencia, empezamos a hacernos preguntas y, casi sin darnos cuenta, vamos descendiendo al Nivel 2 con las respuestas. Más tarde, comenzamos a elaborar reflexiones y conclusiones autónomas… Llegamos así al Nivel 3; y así, sucesivamente, hasta que nos convertimos en “buzos profesionales” […]

Del mismo modo que las casas se construyen para ser habitadas y no para el estudio de sus planos, las obras literarias se componen para ser leídas y disfrutadas. No más. —Nivel 1— El aparato crítico y filológico que las puede envolver es secundario; lo que no debe interpretarse como irrelevante, pues cumple con una función clave cuando nos ha cautivado la pieza creativa: cubrir la necesidad de saber más sobre ella. —Nivel 2—

Dicho esto, toca la confesión sobre la naturaleza de este avance de edición: aunque no se renuncia a la noble ciencia de la filología, pues contiene este volumen una adaptación al actual español de Canarias de un texto literario, cuya edición más antigua data de 1554, se prescinde de todos aquellos contenidos informativos que te ayudarían a satisfacer la deseada curiosidad que se espera surja en tu intelecto tras la lectura del humilde Lazarillo de Tormes que reside en este libro.

[…] Como el Quijote, El lazarillo de Tormes es una auténtica Fosa de las Marianas, pues siempre se hallan razones con su lectura para ir más allá; para buscar, interpretar, deducir, concluir… sobre todo lo que se cuenta en esa particular carta escrita para un “Vuestra Merced” que, en el fondo, no es otro destinatario que tú […]

Esta es una edición singular que nace de un compromiso especial: el que he venido manteniendo con mis queridos compañeros del Departamento de Lengua y Literatura españolas del IES José Zerpa, en general; y, de manera más concreta, con mi colega Juan Jesús Moreno Zerpa, con quien mucho he hablado de esta adaptación y a quien agradezco su interés y sus siempre interesantes aportaciones.

La singularidad de este Lazarillo… exprés que tienes frente a ti se halla en sus buscadas limitaciones de extensión, de contenido y de tirada. Este avance es un adelanto de la edición que estoy preparando y que ha de ver la luz, si se cumplen las previsiones, antes de que se acabe el presente año.

Con este primer paso, destaco la autonomía de la obra frente a los complementos expositivos propios de las ediciones divulgativas sensu stricto; y someto la versión a las deliberaciones oportunas que deberían surgir en tu ánimo tras su conocimiento: si la novela ha sido o no entretenida; si la prosa modernizada ha sido o no accesible; si se ha conseguido o no que sepas, con más o menos precisión, de qué va el Lazarillo de Tormes; si se ha logrado o no que sientas deseos de adentrarte en los entresijos culturales, artísticos, literarios e históricos que atesora este clásico de la literatura universal; etcétera; y si tienes curiosidad por saber de qué va la edición completa que ha de seguir a esta.

[…] Al ya referido Nivel 1 quizás llegues con la lectura de este Lazarillo que he tuneado para ti; para llegar al segundo nivel, te serán de ayuda las ediciones clave que señalo en los criterios editoriales, sobre los que a continuación algo te apuntaré, y la mentada edición que anuncio con esta y que espero sea recibida, como decía Cervantes, con «apacibles voluntades» y sin «silbos, gritas ni barahúndas». A los siguientes niveles podrás acceder con las referencias bibliográficas que se consignan en los señalados títulos que te han de permitir atravesar el umbral del Nivel 2.

En tus manos tienes, pues, la novela y los criterios de edición; o sea, el texto literario hecho para su lectura y disfrute, y las reglas que se han seguido para que el documento lingüístico de 1554 pueda estar frente al perfil del lector que se halla en nuestras intenciones editoras: un estudiante no-universitario e hispanohablante de 2015.

DECÁLOGO SOBRE POR QUÉ LEER Y CONOCER EL LAZARILLO DE TORMES

1. Porque es una obra muy entretenida.

2. Porque se lee con facilidad gracias a su prosa ágil y clara.

3. Porque es un prodigio de la lengua española, pues aúna la expresión culta formal de la época junto con el uso popular del idioma.

4. Porque es un delicioso truco de magia cuando juega con el lector a convertir en realidad lo que debe situarse en la ficción, y viceversa.

5. Porque se considera que es, con permiso del Quijote, la primera novela moderna de la Literatura universal gracias a sus revolucionarias innovaciones: pseudoautobiografía de un personaje antiheroico en la que se dejan al descubierto, con aparente candidez y perceptible ironía, situaciones que permiten intuir en su desconocido autor cierta voluntad de crítica hacia la iglesia, cuando se proclama benefactora de los pobres; y, al mismo tiempo, hacia la nobleza, cuando se supedita a los dictámenes del honor y la honra. Y todo ello dentro de un marco narrativo envuelto en un tipo de realismo espacial, temporal y social que es cercano al lector. 

6. Porque nos conduce a encarecer la dignidad de los parias y a dudar de la valía de las castas.

7. Porque sirve para tomar conciencia de cómo, por desgracia, hay cuestiones ideológicas y morales del siglo XVI que siguen vigentes todavía en nuestro país.

8. Porque nos enseña que, ante las leyes de la vida, se debe anteponer el pragmatismo: nada sustituye a la necesidad de paliar el hambre, el dolor, el frío, el cansancio… Nada, absolutamente nada.

9. Porque nos muestra el lado amable del espíritu de superación: el que lucha por alcanzar la mejor vida posible sin necesidad de pisar las flores ajenas. 

10. Porque encierra dos mensajes fundamentales para sobrevivir: por un lado, la conveniencia de arrimarnos a los buenos para ser uno de ellos; y, por el otro, no huir de nadie sin habernos visto antes a nosotros mismos.

lazarilloexpres_ae_back