Letanías para la libertad

letanias_para_la_libertad

No pasa nada si no estás de acuerdo conmigo. No pasa nada si no estoy de acuerdo con lo que escribes. No pasa nada si considero que no se merece una persona equis homenaje alguno. No pasa nada si no estoy de acuerdo con lo que ha decidido la mayoría (basta con que lo respete). No pasa nada si no tengo una opinión favorable sobre ti (basta con que te respete). No pasa nada si afirmas que no te gustan mis libros. No pasa nada si considero que donde dice «estado aconfesional» creo que sería mejor que pusiese «estado ateo». No pasa nada si mis entretenimientos te aburren. No pasa nada si, en mi convicción como ciudadano-testigo, considero que el uso de argumentarios que constriñen la libertad de pensamiento dice muy poco de los partidos políticos y de las cualidades intelectuales de sus miembros. No pasa nada si me parece que tu manera de pensar no es la correcta. No pasa nada si defiendo el que jamás se practique de la pena de muerte. No pasa nada si no te has leído el Quijote; tampoco si te lo has leído. No pasa nada si afirmas que no te gustan mis textos. No pasa nada si sostengo mi malestar por la impresión que tengo de que los Derechos Humanos no se respetan en ningún lugar del planeta. No pasa nada si tus aficiones no me entretienen. No pasa nada si no me fijo en cómo te vistes. No pasa nada si, en el ejercicio respetuoso de mi libertad de expresión, escribo un artículo titulado «Letanías para la libertad».

No pasa nada si afirmo que no me gusta tu libro. No pasa nada si no creo en la vida eterna. No pasa nada si creo en el derecho a morir de acuerdo a lo que yo considero que es morir dignamente. No pasa nada si no estoy de acuerdo contigo. No pasa nada si deseo no tener teléfono móvil. No pasa nada si sostengo que deberían eliminarse todas las fiestas religiosas. No pasa nada si creo en la libertad absoluta. No pasa nada si mi concepto de la libertad puedes confundirlo con el de «libertinaje»; tampoco si ocurre a la inversa: que tu libertad sea vista por mí como una muestra de «libertinaje». No pasa nada si consideras que no debo ser merecedor de ningún reconocimiento (en esto, estaré de acuerdo contigo). No pasa nada si el cuadro que has pintado no me dice nada; tampoco si no me gusta. No pasa nada si te parece que mi manera de pensar no es la correcta. No pasa nada si considero que no te mereces ningún homenaje. No pasa nada si no estoy de acuerdo con tus propuestas. No pasa nada si no tienes una opinión favorable sobre mí (basta con que me respetes). No pasa nada si no me nombras ni si te olvidas de mí. No pasa nada si defiendo la idea de que una república es mejor que una monarquía.

No pasa nada, ¿verdad? No pasa nada si decido no consumir. No pasa nada si no te nombro ni me acuerdo de ti. No pasa nada si sostengo que no me gustan tus textos. No pasa nada si no te espero cuando te retrasas. No pasa nada si no me agrada la música que compones; tampoco si me disgusta la que escuchas. No pasa nada si defiendo que todo está regido por el azar, absolutamente todo. No pasa nada si defiendo que deben regir los destinos de una sociedad las personas más cualificadas. No pasa nada si considero que es una inmoralidad despreciable las actuaciones regidas por el dictamen de lo «políticamente correcto». No pasa nada si no estás de acuerdo con lo que escribo. No pasa nada si me visto como lo hago. No pasa nada si creo que las leyes sobre el aborto son excesivamente restrictivas y considero que por encima de todo está la decisión de una mujer, vaya o no a ser madre, quiera o no ser madre. No pasa nada si no creo en la honestidad de los partidos políticos, los sindicatos, las confederaciones empresariales, los bancos… No pasa nada si no estás de acuerdo con mis propuestas. No pasa nada si pienso que otro podría desempeñar el cargo que tienes mejor que tú. No pasa nada si no creo en tu dios.

No pasa nada si………… (anota lo que consideres oportuno). No pasa nada si opinas que algo me ha pasado y que por eso he hecho este artículo; en realidad, nada ha pasado porque todo pasa una y otra vez.


Artículo publicado en
Canarias Cultura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code